GLOBOS

Sí, el accidente fue culpa mía. Yo me encontraba tan triste, con los brazos apoyados sobre el marco de la ventana y desde mi dormitorio en el octavo piso se me ocurrió la idea. Yo fui, lo confieso, hasta la tienda de cotillón, compré mil globos, en paquetes de a cien, porque estaba tan triste, y...

HISTORIA DE FIN DE AÑO

El Gerente Underwood da vuelta a la última de las pequeñas hojas de su almanaque de escritorio. Debería decir, “qué rápido se pasó el año” pero no emite sonido. Mira con complicidad inquietante al encargado contable, el Sr. Remington, quien asiente levemente, gira la hoja correspondiente al 31 de diciembre y observa a la señorita Olivetti, quien sonríe dejando entrever...

PIANOMÓVIL

Dos meses antes del mundial de fútbol, llegó a la casa de enfrente un hombre llamado Ludovico con pocos muebles y un piano. Era solitario, mantenía una luz encendida y tenía el pelo desordenado como si tuviera la cabeza llena de corcheas. Creí que oiría melodías pero, en lugar de ello, escuché por las noches el inquietante sonido de serruchos y taladros. Nos veíamos a través de nuestras ventanas y creo que fue por una extraña complicidad que varias semanas después, viéndome en la ventana, cruzó y sonrió con ingenuidad. “-Venga, ya está terminado”. Entonces...

HISTORIA DEL GRAN CENTRO COMERCIAL

Las luces del Gran Centro Comercial brillaban entre la música funcional y el andar monótono de las escaleras mecánicas. No tenía adónde ir, y huyendo del silencio de mi soledad, opté por el bullicio del gentío que se perdía en aquel laberinto de colores y anuncios que se asemejaban a la felicidad. El Gran Centro Comercial era un orgullo moderno de la ciudad...

Ellas se mueren de nervios, ansiosas, emocionadas. Saben que es absolutamente necesario permanecer apretadas, aunque haga calor y falte el aire, que este no es un ascensor detenido en el segundo piso, y que sólo hay que esperar la propulsión, la cuenta regresiva, metálica, hermética, que todo habrá...

Please reload

© 2015 HoracioBernardo

Web: CalabProd